LOS NUEVOS RETOS DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

EMPRESA COLABORADORA

Iñigo Unamuno Iriondo

Responsable de Proyectos de Innovación Industrial

ÚLTIMOS TWEETS

 

La Comisión Europea lanzó, a finales de 2019, el denominado Pacto Verde Europeo como eje político central, que persigue conseguir la neutralidad climática para 2050, intensificando el objetivo de reducción de emisiones para 2030 y progresando en la economía circular, entre otros compromisos. La hoja de ruta inicial de las políticas y medidas, necesarias para la consecución de los objetivos establecidos en dicho pacto, incluye la movilización de la industria en pro de una economía limpia y circular.

 

La circularidad de recursos materiales contribuirá a incrementar la productividad material de la industria, mediante la recuperación de mayor volumen de recursos materiales, de diferente naturaleza, para su uso en actividades manufactureras. Adicionalmente, los nuevos paradigmas de economía circular contribuirán a reducir impactos significativos asociados a vertido, emisiones de CO2, consumo de energía, ocupación de espacio natural, así como prevención de riesgos hacia la salud humana o ecosistemas.

 

Con todo, la aceptación de materias primas secundarias en procesos manufactureros afronta los siguientes retos:

 

1) Garantizar mayor nivel de clasificación de los recursos materiales recuperados; especialmente, en escenarios donde el nivel de mezcla de los constituyentes materiales resulta de alta complejidad.

2) Incrementar la eficiencia y productividad de los procesos de recuperación de materias primas secundarias.

3) Incrementar el control de calidad de los recursos recuperados para disponer de mayor volumen de datos, más precisos y fiables, que generen confianza, seguridad y trazabilidad de información a lo largo de las cadenas de suministro.

4) Ecodiseñar y fabricar nuevos productos, incorporando mayor volumen de recursos materiales recuperados y extendiendo su durabilidad.

5) Crear, a escala local y global, cadenas eficientes de suministro de materias primas secundarias de suficiente calidad que estimulen mayor consumo y aceptación de los mismos, a fin de avanzar en cierre efectivo de los materiales en cualquier sector productivo.

 

De entre los diferentes recursos materiales utilizados en el sector industrial, los refractarios son uno de los elementos que constituyen la mayor prioridad atendiendo a sectores estratégicos como la siderurgia, fundición, industria química o la industria manufacturera de productos de construcción.

 

En mi opinión, y para concluir, los principales retos a los que nos enfrentaremos en la próxima década en relación a la gestión de residuos industriales serán tres: la reducción en la generación de residuos, el aumento de la tasa de reutilización, reciclaje y recuperación, y el incremento del uso de materias primas secundarias. Afrontar estos retos con decisión supondría una mejora en la competitividad de las empresas, a la vez que ayudaría a reducir su impacto medioambiental y a contribuir a una mayor eficiencia de los procesos.

 

Para superar los desafíos anteriormente enunciados, el proyecto LIFE 5REFRACT ha sido un ejemplo de implementación del concepto de Economia Circular entre industrias de procesos en Europa.